25 dic. 2009

Lucha de Ciegos

Desde Copenhague, Dinamarca el presidente Felipe Calderón hizo publico el golpe dado por la Armada de México al Cartel de los Beltrán Leiva en Cuernavaca, en el cual murió Arturo Beltrán Leiva y 3 mas de sus cómplices, así como un tercer maestre de la Armada de México, al cual, se le rindieron honores y demás homenajes públicos, el día de hoy nos levantamos con la noticia de que la madre, una tía, una hermana y un hermano, del militar muerto en el cumplimiento de su deber fueron asesinados en la madrugada de este martes por un comando armado que ataco su vivienda en el municipio de Paraíso, Tabasco, obviamente esto ha venido a convulsionar al país y a la opinión publica, pero es tiempo, una vez mas, de cuestionar esta lucha desordenada contra el crimen organizado. Pero, ¿Es esta lucha la que el país necesita? Sin lugar a dudas, era una lucha sumamente necesaria, a México le urgía combatir al crimen organizado, de eso no hay duda, pero yo no considero que esta lucha sea la que estábamos exigiendo, y ante el tema no soy un experto, ni mucho menos, pero si soy un ciudadano que vive este clima, contando muertos y balaceras por todo el país, y también se que este país ya no aguanta mas, hasta que punto quiere llegar Calderón, ¿No se ha dado cuenta acaso que su estrategia es equivocada? Yo no critico su intención de combatir el narcotráfico, le apoyo decididamente en el esfuerzo, aunque también estoy consiente de que mas que una decisión a favor de la nación, ésta atendió a su incesante interés por legitimarse ante la sociedad y el extranjero, pero en fin, la situación esta dada, y hoy México vive bajo fuego cruzado, entre militares y narcotraficantes.

En medio de una batalla necesaria, como ya he dicho, estamos todos los ciudadanos que no somos narcotraficantes, ni militares, ni policías, ni corruptos o drogadictos, estamos los otros, esos que no hemos contribuido al ensanchamiento de la redes de delincuencia organizada, que hemos venido a caer inmersos en una batalla sin estrategia provocada por la clase política, de la cual muchos de sus grandes integrantes han visto financiadas sus campañas por dinero proveniente del narcotráfico y atienden a las exigencias de los grandes capos, y obviamente de un grupo de delincuentes despreciables, no, esta vez no me refiero a la clase política, si no a los narcotraficantes, que auspiciados por muchos gobernantes se convirtieron en uno mas, de los que Denise Dresser llama, mounstros del estado, estos poderes facticos que ordenan, quitan y ponen a su antojo, y ante cualquier acto de rebeldía empuñan las armas y asesinan con suma crueldad a todo aquel que se interponga a sus interés, interés que únicamente buscan el enriquecimiento a costa de lo que sea y el poder desmedido obtenido por la fuerza, además de que a su paso van envolviendo en sur redes a jóvenes que al saberse cercados por una realidad hostil, en la que no les queda tiempo para soñar y planificar su futuro, por que simplemente, no tiene los suficientes ingresos para mantener una vida decorosa, al menos sin extremas privaciones, ven en los grupos delincuenciales una fuente de dinero rápido y la única forma de sobrevivir en su entorno, tanto en el aspecto social como económico. Desafortunadamente con esta lucha idiota no hemos cambiado nada, absolutamente nada bueno ha sucedido a partir del Plan Morelia, aquel con el que empezó la masacre en Michoacán, en primera, Calderón no consiguió legitimarse, sigue cargando el fantasma de ser un presidente espurio, creo que por que el se la creyó mas que nadie, quizá tenga sus razones, el caso aquí no es ese, yo no soy defensor del movimiento Obradorista, creo que Calderón gano las elecciones, cuestionable quizá, pero finalmente él es el “Presidente Legitimo” y constitucional de México, vamos, que le sirvió en su momento, tuvo mayo popularidad, pero al verse los resultados es una de las cosas que mas se le cuestionan al presidente, no se le pide que deje de combatir al narco, si no que cambien la estrategia, que deje esta lucha de ciegos, y que diseñen un plan de inteligencia que permita acabar con la estructura financiera de estos grupos, con el ejercito en las calles solo se han conseguido balaceras y encontronazos que únicamente dan como resultado muertos y mas muertos que en suma solo complican mas la existencia y el vivir de los mexicanos, además de la imagen internacional de nuestro país, hablando ya de imágenes, sobra decir que esta lucha de ciegos, pone al ejercito en un extremo grado de vulnerabilidad y de deterioro de imagen publica, las fuerzas armadas de nuestro país no fueron creadas para realizar labores policiales, si no para salvaguardar la soberanía nacional, no están entrenadas para la lucha contra el crimen organizado, obvia es su incapacidad manifiesta, y no culpo a la tropa, al contrario, pese a caer en supuestas faltas graves a los derechos humanos al estar en las calles, cosa que no dudo, pues han arriesgado su vida y la de sus familias en acciones que no les corresponden.

A quienes si les reclamo, y lo seguiré haciendo desde cualquiera de mis trincheras, es a los que idearon esta estúpida estrategia de lucha cuerpo a cuerpo, que mandan al matadero a jóvenes militares, que si bien no son santos, han hecho lo que han podido y seguramente llegaron a su limite, la estrategia debe ser sometida a una profunda reingeniería, en que se ideen formas mas racionales de combatir al crimen organizado, con metas realizables, por que sinceramente, mafia ha habido siempre, en ningún lugar del mundo ha sido erradicada, no hay un precedente histórico que nos haga pensar que la batalla calderonista va a borrar el narcotráfico en México, yo desde mi muy empírico punto de vista, considero que esta lucha se debe dar en todo momento como política de seguridad nacional, pero con escuadrones de inteligencia capacitados no solo en el ataque, si no con especialistas también en desmantelamiento de fuentes de financiamiento del crimen organizado, en especialistas en logística que permitan decomisos mas grandes y sobre todo mas constantes, pero verdaderamente capacitados, sujetos a estudios profundos de confianza y capacidades, habilidades y aptitudes, formados con ideología, haciéndolos consientes de la suma importancia que tiene su labor en nuestro país y lo que representa para la vida diaria de los mexicanos, y no le que actualmente tenemos, policías hechizos con un curso de 3 meses, o soldados y marinos en las calles realizando acciones que no corresponden a su trabajo y a su capacitación , en su mayoría.

La lucha contra el narco debe seguir, pero completamente reformada, con perspectivas sostenibles, tomemos el ejemplo colombiano o el italiano, de países que han pasado por la misma circunstancia, y que hoy día viven una realidad más llevadera y más segura, con una menor descomposición social.
México aun esta a tiempo de enderezar el camino, pero en esta lucha de ciegos, se ve difícil un mejor encausamiento, sobre todo con un sistema judicial y penal que no da para mucho, con cárceles que mas que centros de rehabilitación son universidades del crimen, y con sesgo en esta guerra contra el narco, cuando las cifras muestran que solo se les pega a unos cuantos, a los menos poderosos, por que el gran cartel de Sinaloa sigue casi intacto, las cifras y los estudiosos del tema lo demuestran, ellos también dicen que una salida tendría que ser necesariamente negociada para ser exitosa, el problema aquí, también en voz de ellos, es que es muy difícil negociar con los tantos carteles que hay en el país, quizá esas negociaciones estén ya pactadas, de ahí el sesgo, uno nunca sabe, el caso es que en materia de lucha contra el crimen organizado no se ve por ningún lado esperanza de mejorar, cada día nos acostumbramos mas a contar tiroteos, granadazos, narcomantas, secuestros, mutilados, muertos culpables, muertos militares y sobre todo muertos inocentes, triste y desafortunadamente no hay ni como, ni para cuando, no por lo menos con esta lucha de ciegos.

Alfredo Cobos

No hay comentarios: