31/1/2012

¿CÓMO SABER SI ESTÁS HACIENDO BIEN LAS COSAS?


Cuando iniciamos un proyecto siempre tenemos la duda de si estaré o no haciendo bien las cosas, si los cursos de acción que he tomado son los correctos, si todo saldrá como esperado, obviamente nadie puede garantizarnos que todo lo que hagamos llegue a buen puerto, lo que si podemos hacer es reducir la incertidumbre.
Para reducir la incertidumbre podemos valernos de indicadores que nos digan si lo realizado es lo correcto y si conseguimos lo que en un principio nos habíamos planteado, esto vendría a aumentar la certeza en cualquier cosa que decidas y sobre te ayudará a profesionalizar tus negocios, por tal motivo en la estrategia de ésta semana te digo en tres paso ¿Cómo saber si estás haciendo bien las cosas?



Paso número uno, define indicadores, un indicador es un elemento cuantitativo, es decir expresado en cantidades o en dinero, que te dice la realidad de una situación dada, por ejemplo, si yo quiero saber si mi negocio ha sido exitoso a lo largo del tiempo, bastará con ir a las utilidades de varios periodos y compararlas para determinar su crecimiento,  ése en sí, ya es un indicador, si yo quiero conocer que tan seguro es mi lugar de trabajo, entonces bastará con numerar los accidentes habidos en el último año, el número total de accidentes es otro indicador, y si en cambio yo quisiera saber cuántas veces al año vendo el total de mi inventarios, entonces habré de determinar un indicador de rotación de inventarios para tal efecto.
Es fundamental determinar indicadores para las funciones que consideres importantes en tu negocio y que además reflejen si estas o no haciendo bien las cosas, esos indicadores podrían ser el monto de total de ventas, el número de clientes, el costo de lo que vendiste, el monto de los gastos generados en la operación diaria del negocio, entre otros
.
Paso número dos, analiza, los números por si solos no te dicen nada, son simples cifras, pero adquieren relevancia cuando éstos se dotan de sentido a través del análisis y su respectiva interpretación, ello implica saber que dicen o tratan decir en realidad, el análisis es el complemento perfecto para los indicadores, uno no podría darse sin el otro, ya que los números por si solos son mudos, mientras que sin indicadores no hay nada que analizar.
Para realizar el proceso de análisis de indicadores aplica métodos de comparación a periodos distintos correspondientes tu misma empresa, determina porcentajes de crecimiento de cada elemento, trata de establecer tendencias, e incluso, de ser posible, compara los resultados de tus indicadores con los de tu competencia o tu sector económico, apóyate de gráficas, cuadros comparativos y demás elementos que visualmente faciliten su entendimiento.

Paso número tres, toma decisiones, ya que diseñaste indicadores y pudiste analizarlos para saber qué es lo que efectivamente dicen de tu empresa, llega el momento de utilizar esa información a tu beneficio, si los resultados dicen que tu negocio está haciendo bien las cosas, felicidades, pero no implica que no hagas nada, por el contrario, te da la pauta para seguir creciendo.

Si en cambio  notas que algunas cosas van bien pero otras no marchan cómo quisieras, entonces debes apretar tuercas en las cuestiones que no se están concretando y ajustarlo de tal manera que puedan enderezar el camino.

Pero si  por el contrario, descubres que nada de lo que se ha hecho cumplió con los objetivos establecidos, es tiempo de replantear tus estrategias, de quemar las naves y volver a empezar, modificar tu enfoque y tus procesos a fin de que puedas lograr eso que tanto anhelas y que es la razón fundamental por la que iniciaste tu negocio. Toda enfermedad que padezca tu negocio puede ser curada si se detecta a tiempo.



ALFREDO COBOS.


Visita www.alfredocobos.com.mx para descubrir más información y seguir aprendiendo.